Baño Carnaval 2015

Carnaval 2015
El  día no se presentaba fácil para elegir el lugar del baño. Amanecimos con un supuesto metro en Sope (lo digo porque era la información que iba llegando y en general no podíamos corroborar lógicvamente) y  que al parecer debió ir subiendo poco a poco o muy rápido (tampoco nos quedó claro). El asunto es que al salir del trabajo y alrededor de las 16.00 h todavía no sabíamos dónde meternos. Era marea alta y en La Salvaje había muy buenas olas (al fondo,  grande para los no tamañeros) pero en el segundo pico no parecía tan mal.  De todas maneras , ni pensar en entrar allá con algún simil de disfraz.  En Arrigúnaga rompía alguna ola,   con la calidad de esa ola , que no es mucha , sin embargo , todavía quedaba algo para la “plea”  y  nos temíamos que nos quedáramos incluso sin ninguna. En Ereaga ni flores con la esa marea.   Así que todos dispersos y dispersados y wahapeando en el Chat del Pasillo para ver si  por fin se concretaba algo.

Finalmente decidimos Arrigúnaga.     Después de un cafecito (algunos completo pero sin puro) nos empezamos a animar unos a otros porque la cosa no era para echar cohetes. Ya , ni nos atrevíamos a mirar de nuevo el pico por temor a que no rompiera ni la serie. Cuando por fin nos cambiamos y nos metimos al agua, nos recordó mucho , aquellos viejos tiempos de Ereaga, donde había que tener más  cuidado con los troncos y los “cerdos” para no estrellarse contra ellos,  que con la ola misma ola.   Con las riadas la verdad es que tanto la playa (que ya podía aprovechar el Ayto a limpiarla, imagino que lo hará) como el agua , estaba repleta de  maderas y  restos de todo tipo.  Pero nosotros , ya mojados sólo pensábamos en si habría olas.  Y ahí estaba la serie rompiendo al fondo. Buufff, que tranquilidad , al menos , había olas.

Esa tranquilidad duró diez minutos porque dio la impresión de ser la última serie. Según llegamos al pico y después de intentar remar alguna ola, nos quedamos sentados a merced de la poca corriente que había. Por suerte , pasados otros diez, quince minutos donde nos temíamos lo peor de lo peor (salir remando después de todo aquel escándalo) empezaron a entrar olas y uno a uno fuimos turnándonos para coger una u otra. Bueno , más bien fueron porque yo sólo conseguí tirarme a alguna espuma que hizo que botara como si fuera con un corcho. Pero la meta estaba cumplida, un baño muy divertido e incluso con olas que quedó grabado (no sé si para bien o para mal) para la posteridad gracias al tesón de Iñaki  Arsuaga, que la verdad no es que se merezca un premio, si no todos los premiso porque estuvo desde el principio,  hasta ,…, bueno, hasta que se aburrió.

Después nos acercamos al Zear donde Jon nos había preparado un picoteo fantástico con tortillas de patata caseras (pero de verdad) y  pintxos,  que  completamos con chorizo, fuet , y alguna otra cosa.   El lugar ya lo conocéis todos , así que para qué alargarnos. Fue una maravilla. Vimos la película que nos había cedido Germán Iriarte de los años setenta y bastante ,  una peli de nuestro último festival , tomamos cervezas , vino , copas a muy buen precio  (detalle de Jon), etc. Cada uno pagó lo suyo y menos mal porque  alguno  se bebió un tercio del barril de cerveza por lo menos.

Total, que un plan para repetir lo antes posible pero sin disfraz.

El Presi

Leave a Reply