Tableru 2019

 

Llegamos al lugar de la cita alrededor de las 10.15 am.  Los ganadores de la anterior edición, los cántabros, nos habían citado sobre esa hora y fuimos puntuales.

En el parking, ya había varias furgos que habían pasado la noche allí y se encontraban desayunando mientras esperaban nuestra llegada y la de los amigos asturianos. Poco a poco, fue llegando la gente y los saludos y apretones de mano y abrazos, auguraban un día, al menos muy ameno.

Es increíble la ilusión que te hace ver a los amigos que no has visto durante un tiempo, pero que sabes, comparten contigo la pasión por la playa y el surf.

Es ahí donde te encuentras con caras conocidas como la de Dani y otros, que participaron en los comienzos del Tableru, y  por diferentes razones, no han podido seguir acudiendo, hasta que se han reincorporado de nuevo.

En cuanto a las previsiones, daban medio metro, viento terral durante parte de la mañana, que luego iría rolando al noroeste y arreciando ligeramente.

Después de consultar con los profesionales, se decidió esperar un poco a que subiera la marea (baja sobre 11.00 am) , para que cogiera un poco de agua y diera más salida.

Así que la gente se fue al agua y el baño se aprovechó. La playa, como siempre estaba espectacular.   Algunas personas paseando (no demasiadas), viento terral, olitas y mucho tablón.

Para entonces, todos nos habíamos movilizado y habíamos instalado la carpa, las mesas , en definitiva, la infraestructura típica del evento.

Después de este primer baño y antes del siguiente (que daría lugar al Tableru), Cherra abrió la barbacoa.

Este año, la rivalidad en cuanto al tema gastronómico se refiere, estaba cantado. Los astures, con Chuki a la cabeza, ya nos habían avisado.

Con el inestimable apoyo de Fernando (que en otra época debió de ser cocinero), los asturianos prepararon unas fabes como para levantar a un muerto.  En realidad, el misterio estuvo en que fernando, las trajo preparadas y sólo tuvo que darles el último calentón.

Un poco antes, como comentaba,  hubo un pequeño picoteo (nunca, tan pequeño) en  la BBQ donde Cherra, junto a nuestro veterano Charly Jauregui, iban sacando la interminable panceta y la sabrosísima chistorra , para ir caldeando las tandas.

En este punto, los hijos de Don Pelayo, de nuevo tomaron la iniciativa y comenzaron a escanciar una riquísima sidra asturiana.

Mientras tanto, Laura (Sidrísima), seguía presionando a Rubén, preguntando qué había pasado con el preciado Tableru, que todavía no hacía presencia en la playa.  Este último trataba de tranquilizarla,  diciéndole,  que Salva (tipo responsable) custodiaba el trofeo y estaba por llegar.

El resto de Presis, nos empezábamos a preocupar. No era la primera vez que desaparecía el trofeo, jugándonos una verdadera revolución entre los participantes que ya habíamos sufrido hacía tiempo.

Por fin, Salva apareció en la playa, con el consiguiente alivio, sobre todo para Sidrísima.

Para entonces, ya habían comenzado las tandas. Licras amarillas (anfitriones, Cantabria), azules, astures y rojos (pasilleros) y también había rolado el viento, primero al noroeste y después al nordeste.

Las fabes seguían dando de comer a los participantes y amigos y la BBQ, aportaba el resto de calorías suficientes para el baño.

El viento, roló al noroeste según las previsiones y más tarde al nordeste, algo que a pesar de lo sospechábamos por el buen tiempo, no estaba dentro de las previsiones.

La gente entraba y salía y los jueces iban dando puntos a rojos, amarillos y azules.  Se veían buenas maniobras a pesar de que las olas no eran las mejores y se preveía una gran disputa en la puntuación final.

Finalizó y se hicieron los cálculos.

Los cántabros habían reconfirmado título, manteniendo el Tableru en su casa.

Entrega de premiso , abrazos , agradecimientos y una sensación de que este tipo de experiencias son el ente del Surf (a pesar de los tiempos modernos).

Nos despedimos y hasta la próxima.  O eso pensábamos.
Esa misma noche, Rubén nos comunica que se han reunido los de su equipo y hablando del tema, se han dado cuenta de que ha habido un pequeño error de cálculo (nunca mejor dicho) y que los vencedores son los del Pasillo.

Se pide confirmación, pero al día de hoy no ha llegado, así que por ahora , nos quedamos con la sensación de haber disfrutado de un día de playa y surf fuera de lo común, con una gente espectacular.

Da igual, si hemos ganado o no. El detalle de los cántabros ahí queda, reflejando de nuevo cuál es el espíritu del Tableru.  Enhorabuena por ellos.

Nos vemos el año que viene en el siguiente Tableru, pero seguro antes por la playa.

Video

El Presi

4 Comments

Leave a Reply to Gonza Díez