Salida primavera

Cuando nos reunimos en la curva de Ereaga , esta vez , algo más tarde que de costumbre, no estábamos seguros de cuántos estaríamos.  Todo el mundo estaba algo descentrado por sus “cosas” y además , porque el parte no  indicaba buenas perspectivas.

Muy poco mar y además de dirección Este, indicaba que Sopelana casi seguro estaría plato.  Hasta la víspera, el cambio de orientación del mar estaba previsto a media mañana , acompañado de una subida rápida del tamaño de las olas.

Sin embargo, parecía se iba a retrasar casi 24 h o al menos hasta última hora de la tarde.

A la hora concertada, partimos dirección oeste cuatro  coches casi completos, alguno con sobrecarga infantil.

Durante el camino y como siempre , el washap funcionaba a tope para ver cuál sería la primera parada, el primer spot o el lugar donde comeríamos.  Teníamos siempre la opción de la paella en el Pájaro amarillo pero las olas……

Visto Liencres y tras hablar con Eduardo Luca que nos esperaba en Gerra, no lo dudamos y nos desplazamos hasta allá.

Un baño con diferentes “picos” y con olas de algo de menos de medio metro  en alguno de ellos y  hasta de un metro en el otro, era una situación ideal para los diferentes niveles de surf (ya que finalemnte acudieron casi 10 pequeños).   Viento sur en un comienzo y sin viento más tarde , provocaba que  las olas tuvieran buena forma y el mar estuviera glassy.

El grupo se había ido completando, ya que por motivos logísticos de cada coche, había habido diferentes horarios y nos concentramos de nuevo más tarde en el chiringuito de la playa.
La paella como puede apreciarse fue fantástica y abundante, además  de regada por el vino que había llevado Javier de Busturia, por ser su cumpleaños.

A los postres y tras felicitar a Javi, hubo que recordar a varios miembros del Club que El Pasillo es un Club de tablón y surf clásico, no de  padle surf o tabla corta.  Seguro han tomado buena nota al respecto ……  esperemos.

Durante el aperitivo, la comida y todavía cuando tomábamos el café, pudimos apreciar justo enfrente de nuestra mesa, un “pico” de derechas e izquierdas muy tablonero casi perfecto.

Esto provocó que después de comer con esas maravillosas vistas de la playa de Oyambre y creo que debido también al bebercio, algunos decidimos quitarnos los efluvios del alcohol en el agua.

Visto y no visto. El “pico” que habíamos estado disfrutando desde el chiringuito desapareció de repente y los más torpes nos volvimos un  poco locos en ese segundo baño. Otros sí lo aprovecharon mejor.

Después, regreso a casa  con el mejor sabor de boca que podía habernos dejado  esta salida.

Hasta otra.
El Presi.

Leave a Reply